Hay días en los que despierto sin saber qué es lo que tengo que hacer. Creo que el trabajo y la escuela siempre marcan esa pauta: hay que estar presente en tal lugar a tal hora para llevar a cabo determinada actividad.

Creo que la gente lo asocia con un sentido de propósito, “si bien sé que este trabajo no es mi propósito de vida, me asiste en llevar a cabo mis propósitos de vida”, aunque lo mejor es que propósito y trabajo estuviesen empatados. Rara la persona cuyo propósito también llena las arcas, puesto que la aceptación de remuneración conlleva responsabilidad. Es una forma de atadura.

Pero miro mis propias opciones y considero que va siendo tiempo de darme un empujón de “inversión en uno mismo”, esto sería: definir mi presencia en internet, o mejor dicho, definir quién soy. En términos prácticos hacer un about, si no de Mark MacKay entonces de Method of Action. La tarea más difícil ¡sin duda! Pero intentémoslo.

¿Es necesario separar Method of Action de Mark MacKay?

En principio y en experiencia, es necesario comenzar desde cimientos nuevos. No me atrevo a jerarquizar el “aparador de mi tienda” con mis propias pertenencias personales, como las páginas de esta libreta. Evidentemente la respuesta (que viene en forma de intuición) es: _sí, es necesario un nuevo comienzo bajo otros cimientos.

Es “otra cosa”.

En el pasado he intentado consolidar todas mis presencias, porque suelo concentrarme sólo en una. Está bien tener presencias estáticas—eso, no se pueden postergar los nuevos cimientos de algo enteramente distinto. Estas libretas habrán de ser prueba de ello.

No hay tarea en la que haya procrastinado más que en la definición de quién soy. Me he observado con cuidado y cada vez termino más perplejo: ¡pero si todo lo que soy son imaginaciones!¿Cómo cuento quién imagino que soy yo? A un artista que busca la honestidad y la belleza en la expresión le son permitidas toda clase de licitaciones. En la búsqueda de lo perfecto se pasa por mucha imperfección, y esta libreta misma es prueba de ello.

En mis divagaciones místicas se intuye otra forma de pensar. Hay gente que creo que ya posee esta forma de pensar, porque son como una manifestación viviente de lo divino. Me gustaría atreverme a dar nombres, pero no lo haré. Hay quienes brillan con luz divina, y su ejemplo es el mejor maestro. Su acción, no su conferencia o su nuevo libro.

Uno naturalmente desea brillar con esa luz.

¿Es posible?